Amenaza de bomba en Miraflores fue falsa alarma

General Raúl Salazar, jefe de la Sétima Región Policial, confirmó que la amenaza de bomba en la avenida Larco fue una falsa alarma. Dijo que se trata de gente que quiere generar zozobra en la población.

La Policía Nacional del Perú confirmó que la amenaza de bomba en la avenida Larco en Miraflores se trató de una falsa alarma.

El general Raúl Salazar, jefe de la Sétima Región Policial, informó que fue un agente de vigilancia particular quien dio la alerta tras una llamada anónima, pero que tras una exhaustiva investigación en la agencia bancaria de Scotiabank, donde supuestamente se dejó la bomba, no se halló ningún artefacto explosivo.

"Devolverle la tranquilidad a la población porque ha sido una falsa alarma. Un sujeto ha tratado de generar zozobra en la población", manifestó.

Incluso, personal de la Unidad de Desactivación de Explosivos (Udex) registró un vehículo que había sido dejado a unos 100 metros de la zona de emergencia, en respuesta a los ladridos de un perro policía.

El automóvil Sedan pertenecía a un hombre de unos 60 años, que apareció en escena, en precisos momentos que agentes revisaban al detalle la unidad.

Aproximadamente fueron evacuadas unas 300 personas, entre trabajadores de la agencia bancaria, usuarios y transeúntes de las zonas aledañas, como medida de prevención.

El local de la entidad bancaria, de más de diez pisos, fue desalojado, junto a otros cercanos a la calle Tarata, donde en 1992 estalló una bomba colocada en un edificio habitacional por el grupo terrorista Sendero Luminoso.

Momento de gran tensión y angustia se vivió en Miraflores, ya que el incidente coincide con que hoy que se cumplen 19 años de la captura del cabecilla terrorista Abimael Guzmán.