Barrios sirios como Ard- al-Harama, Jabal Badro y Tariq al-Bab, entre otros en Arepo y Damasco, han quedado completamente destruidas debido al conflicto que se lleva a cabo en el interior del país.

Sin embargo, no son solo los edificios residenciales los afectados, sino también gran parte de estructuras consideradas Patrimonio de la Humanidad como la Gran Mezquita de Alepo y el mercado medieval Zoco de Al-Medina.

En fotos de Amnistía Internacional (AI) se puede observar también que las ciudades han quedado completamente destruidas y que su población ha huido en gran masa.

Más de 100.000 personas han muerto en Siria desde que comenzó el conflicto hace dos años, el que ha dejado también millones de desplazados.