Al menos 13 personas murieron y una treintena resultaron heridas en un atentado suicida contra un autobús con mayoría de peregrinos chiíes en la ciudad de Quetta, en el oeste de Pakistán, informaron hoy a Efe fuentes policiales.

Dos de los fallecidos eran miembros del equipo policial que escoltaba al vehículo, que procedía de la frontera iraní y fue atacado anoche en el área de Hazar Ganji, precisó un responsable policial local, Chaudhry Mushtaq.

El secretario provincial de Interior, Nasibulá Bazai, declaró al diario local Express Tribune, que el ataque contra el vehículo, que transportaba medio centenar de pasajeros, fue perpetrado con un coche bomba accionado por un suicida.

Según este rotativo, el grupo armado Lashkar-e-Janghvi reivindicó el ataque y un portavoz de la organización, Abu Bakar, afirmó que era una represalia por ataques contra "madrasas" (escuelas coránicas) y centros del grupo islamista Jamaat Tablighi.

Fuentes de Interior citadas por el Express Tribune afirmaron que otro autobús con una treintena de peregrinos se salvó de la explosión gracias a que la Policía había detenido el vehículo previamente para revisarlo por razones de seguridad.

EFE