Violentos choques se produjeron en La Paz entre centenares de discapacitados y policías, quienes les impidieron pasar hacia el Palacio Quemado, sede del Gobierno del presidente Evo Morales, con quien querían reunirse para solicitarle un subsidio anual de 341 dólares.

Los enfrentamientos dejaron varios heridos en ambos bandos cuando una caravana de discapacitados que llegó a La Paz, tras cien días de recorrer Bolivia, intentó vencer una barricada policial en una calle de la Presidencia, tras superar con forcejeos una primera línea de agentes, constataron corresponsales de Efe.

En la caravana iban madres que cargaban a sus hijos con parálisis cerebral, lisiados en diverso grado y cojos que empujaban sillas de ruedas, carretillas artesanales y diversos vehículos improvisados para llevar a otros aún más discapacitados.

Los lisiados, algunos de ellos desnudos y arrastrándose por el piso, usaron sus muletas y partes de las sillas de ruedas para enfrentarse a los policías, cuyos jefes les dijeron que no podían dejarlos pasar por ordenes del ministerio de Gobierno y de la Presidencia.

Los agentes golpearon a los discapacitados con sus escudos, lanzaron gases lacrimógenos y usaron descargas eléctricas, lo que originó una mayor reacción de los manifestantes y la solidaridad de gente que pasaba por el lugar.

El choque tuvo un momento de gran tensión cuando un lisiado se trepó con dificultad a una camioneta llena de agentes antidisturbios y rompió a golpes de puño y piedra el parabrisas del vehículo, aún en movimiento, hasta hacerlo retroceder.

EFE