El regidor de Lima por el Partido Popular Cristiano (PPC), Pablo Secada, denunció que el programa Caja Gas de la Caja Metropolitana de la Municipalidad de Lima estafó entre el 2008 y 2010 a los taxistas, a quienes les terminaron cobrando 100 mil soles por un vehículo de 35 mil soles.

En diálogo con RPP Noticias, dijo que les obligaron a los taxistas a pagar intereses por cinco años, y al final del plazo, debían pagar por la totalidad del valor del vehículo, lo cual es ‘inusual’.

Dijo que la Caja Gas terminó perdiendo 100 millones de soles, ya que a los taxistas les fue imposible seguir cumpliendo con las costosas cuotas y los refinanciamientos no comunicados.

“Quienes adquirían un vehículo en el programa, en promedio se le prestaba una tasa de 40% en cinco años, y pagaban al préstamo al final, lo cual es inusual. En los créditos de consumo vas pagando el prestado a lo largo del préstamo”, señaló.

Manifestó que la Superintendencia de Banca y Seguros (SBS) advirtió de esta irregularidad al municipio en esa época, sin embargo, se hizo caso omiso.

“Hubo un uso político del programa. Se duplicó y triplicó la cartera de crédito de Caja Gas entre el 2008 y 2010, pese a que la SBS les había dicho que el producto es un desastre”, afirmó.

El crédito se otorgó a ocho mil taxistas, quienes adquirieron un taxi por 35 mil soles, pero terminaron pagando 100 mil soles en cinco años.

Pese a las altas cuotas, se registró que 3, 500 vehículos fueron cancelados.

Secada pidió la intervención de la Procuraduría y Ministerio Pública para investigar estas irregularidades, que también han sido denunciadas por los propios afectados.