AFP

Al menos 246 personas han muerto en los últimos cinco días por los ataques aéreos con barriles explosivos lanzados por la aviación del régimen sirio en la ciudad septentrional de Alepo, informaron redes de activistas.

El activista de la Red Sham en Alepo, Abu Muyahed, dijo a Efe por internet que las fuerzas gubernamentales prosiguieron hoy los bombardeos con barriles explosivos lanzados desde helicópteros contra las zonas bajo control de los opositores.

Abu Muyahed destacó que es casi imposible protegerse de este tipo de ataques, de ahí el gran número de víctimas.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, entre los cerca de 250 muertos de estos días hay 73 menores, 24 mujeres y 11 combatientes opositores, que fallecieron por los ataques aéreos contra los barrios del este de Alepo, la segunda ciudad de Siria.

El Observatorio, con sede en Londres y una amplia red de activistas sobre el terreno, achacó la responsabilidad de los bombardeos al general del ejército sirio Suhail Hasan, que dirige la operación para tomar el control de esas zonas, en manos de los rebeldes.

Por su parte, los insurgentes hicieron hoy un llamamiento en internet a todos sus seguidores en los cuarteles para que se movilicen y acudan a los frentes de batalla.

Además, advirtieron a los opositores que se encuentren en "áreas ocupadas" por el régimen de que se mantengan lejos de los puestos de control y de las bases de las fuerzas armadas porque van a ser objetivo de ataques en las próximas 24 horas.

Dicho llamamiento fue suscrito por el Movimiento Islámico de los Libres del Sham, la Brigada al Tauhid, el Movimiento Islámico del Amanecer del Sham y el Frente al Nusra, vinculado a Al Qeda.

Precisamente dos de esos grupos -el Frente al Nusra y los Libres de Sham- iniciaron hoy una ofensiva para tomar el control de la prisión central de Alepo.

El asalto a la cárcel comenzó con un atentado suicida perpetrado con un coche bomba en las inmediaciones del lugar, que fue seguido de intensos combates entre los opositores y el régimen.

EFE