Taxistas y policías se enfrentaron este lunes en Coyhaique, capital regional de Puerto Aysén, en el sur de Chile, en el marco de las protestas que los vecinos de la región llevan a cabo por el aislamiento, que según ellos, sufre esa zona, informó la prensa local.

Los incidentes se desarrollaron en el sector El Claro de Coyhaique, 1.670 kilómetros al sur de Santiago, en las cercanías del Aeródromo Teniente Vidal, horas después de que los camioneros cortaran la ruta a esa ciudad.

Los mayores enfrentamientos se presentaron cuando personal policial escoltaba a un camión con combustible en dirección a la capital regional.

Radio Biobío informó que varios choferes de taxis quedaron heridos a causa de los perdigones disparados por las fuerzas policiales, mientras los trabajadores intentaban impedir el paso del camión con pedradas y barricadas.

El vocero de la Confederación de Estudiantes de Chile, Patricio Contreras, que se encuentra en la zona, comentó a la emisora radial que carabineros también utilizó un gran número de bombas lacrimógenas.

En tanto, los ministros de Salud y Transportes llegaron a la zona para dialogar con los habitantes y los dirigentes sociales de la zona, tras una reunión extraordinaria sostenida durante la mañana con el presidente Sebastián Piñera en el Palacio de La Moneda.

A mediodía, el portavoz del Ejecutivo, Andrés Chadwick, indicó a los periodistas que el presidente Piñera instruyó a los titulares de Salud, Jaime Mañalich, y de Transportes, Pedro Pablo Errázuriz, para que traten de destrabar el conflicto en Aysén.

Piden mejoras en calidad de vida

Los habitantes de esa región, piden al Gobierno que busque una solución al alto coste de la vida, exigen una significativa rebaja del precio del combustible, una mejora de los servicios médicos y una salida a la falta de empleo, entre otras peticiones.

Los vecinos de Aysén han señalado a los medios de comunicación la falta total de combustible y de alimentos que sufre la zona debido a que cualquier camión que transporte mercadería es inmediatamente detenido por los manifestantes.

En tanto, los automovilistas tomaron la decisión de dejar estacionados sus vehículos en largas filas a la salida de las gasolineras en espera de que el algún momento llegue el combustible.

Según dirigentes, el sector de mayor tensión se ubica en la parte sur del Puente Ibáñez, donde se han registrado graves enfrentamientos en la última semana entre la policía y los manifestantes.

En el lugar se observa un fuerte contingente de carabineros reforzados con un carro lanza agua, mientras los vecinos han cerrado la ruta con árboles, electrodomésticos y maquinaria pesada.

La Intendenta (Gobernadora) de Aysén, Pilar Cuevas, informó a periodistas que presentó varias querellas en la fiscalía de Coyhaique por desórdenes públicos graves, maltratado de obra a carabineros, robo con fuerza y porte de bombas molotov.

Por su parte, vecinos del lugar interpusieron un recurso de amparo en la Corte de Apelaciones de Coyhaique, que buscar proteger a la ciudadanía del accionar de la policía, indicó el portavoz de los manifestantes, Iván Fuentes.

EFE