El cielo de Pekín lució limpio el 3 de septiembre para una masiva parada militar que recordaba los 70 años del fin de la Segunda Guerra Mundial. Al día siguiente, la capital de China volvió a exhibir el firmamento lleno de smog.

Todo comenzó el 21 de abril cuando se inició un ambicioso plan para reducir la neblina contaminante que rodea la ciudad que es hogar de más de 17 millones de personas.
 
Entre 10 mil y 12 mil fábricas en Pekín fueron cerradas momentáneamente y cuatro de cada cino vehículos gubernamentales se quedaron estacionados. En plena especulación por el futuro de la economía china no se temió bajar la producción.

Las medidas fueron efectivas y muchos residentes de la capital bautizaron el color del cielo como "azul de desfile", haciendo referencia a otra ocasión en la que se vio así: "azul APEC", refiriéndose a la cumbre que se celebró en 2004.
El jueves 4, el corresponsal de CNN Will Ripley subió una foto donde la ciudad también llamada Beijing volvía a sus dañinos niveles de esmog luego de que se levantaron las restricciones.

TE PUEDE INTERESAR

Alemania tiene previsto recibir a 800 mil #refugiados, principalmente de Siria, este 2015.

Posted by RPP Noticias on Lunes, 7 de septiembre de 2015