¿Cómo es el proceso de destrucción de armas químicas?

El proceso de desarme en Siria implica un coste financiero muy alto e implica dos fases de trabajo en la que participarán ingenieros químicos, expertos en municiones químicas.
EFE

Un equipo de veinte expertos de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) empezará el próximo martes 1 de octubre la operación para destruir las armas químicas en Siria. Pero ¿cómo es el proceso para esta difícil y peligrosa tarea?

La primera fase del proceso es verificar los datos aportados por Siria en cuanto a la cantidad de armamento químico, seguido de la destrucción de las instalaciones de producción y se dejará la eliminación del armamento en sí mismo para la última fase, precisaron las fuentes.

1. Fase de verificación: Implica tanto conversaciones a alto nivel político como la visita a las instalaciones y el apoyo técnico a Siria en la elaboración de informes sucesivos, que tienen que cumplir con unos requisitos formales marcados por la Convención de Destrucción de Armas químicas sobre la que se basa la OPAQ.

De acuerdo con los plazos acordados en el marco de la ONU, la destrucción de las instalaciones de producción, mezcla y rellenado tendrá que estar finalizada para el próximo primero de noviembre.

Tras una semana sobre el terreno, se cotejarán datos e informaciones y se creará un "documento consensuado" sobre el arsenal químico sirio, subrayó el organismo.

A partir de ahí expertos de la OPAQ partirán con otro equipo más numeroso para proceder a la destrucción de las instalaciones de producción y de mezcla de sustancias para fabricar armas químicas.

2. Fase de destrucción de las instalaciones y las armas: En parte se hará con la ayuda de unidades móviles, la OPAQ necesitará "decenas" de investigadores, que van desde "ingenieros químicos, expertos en municiones químicas, seguridad a la hora de proceder a la destrucción y personal sanitario", según fuentes de ese organismo internacional.

Los plazos marcados por la ONU son los más rápidos hasta ahora establecidos en un programa de destrucción de armas químicas, pero los inspectores no dudan en que podrán cumplirlos.

No obstante, los expertos reconocieron que el entorno de guerra civil en el que tendrán que operar "no es el más perfecto".

Debe saber que:

La Convención para la Destrucción de Armas Químicas establece que sus Estados parte (Siria se adherirá el próximo 14 de octubre) son responsables de la seguridad de los investigadores de la OPAQ, como también de los costes de la destrucción del armamento.

La OPAQ confía en que en caso de que sea necesario también otros países de la Convención puedan colaborar en la seguridad de sus expertos.

Sobre la cuantía y las características del arsenal sirio, una cuestión sobre la que recae la mayor confidencialidad, solamente ha trascendido que contiene gas sarín.

El proceso de desarme del arsenal químico en Siria implica un coste financiero muy alto, por lo que la OPAQ y la ONU han hecho un llamamiento a la comunidad internacional a colaborar económicamente.

Con información de EFE