Cómo preparar al niño o niña que inicia el año escolar por primera vez

Los niños deben saber que la escuela es el lugar donde interactuarán con otros chicos de su edad. No es necesario el chantaje o las amenazas para obligarlos a asistir.
Morguefile-Phaewilk

Ahora que empiezan las clases escolares, ¿qué sentimientos encontrados se produce en los padres y madres cuyos hijos irán por primera vez al colegio? ¿Cómo prepararlos para ese día tan importante para ambos?

Al respecto, el Ministerio de Educación da las siguientes pautas para el primer contacto del niño o la niña con el entorno escolar:

- Prepararlos para la nueva experiencia: hablar con naturalidad y entusiasmo a sus hijos sobre la escuela a la que van a ingresar; que harán nuevos amigos con quienes podrán jugar y que luego los recogerán para regresar a casa. Hay que tener cuidado con no asustarlos ni generarles una expectativa exagerada que pueda frustrarlos después. Tampoco prepararlos con semanas o muchos días de anticipación, pues podría causarles angustia o estrés.
- Familiarizarlos con el entorno escolar antes de empezar las clases: días antes es conveniente que los niños visiten la escuela y el aula donde estudiarán para que se familiaricen con ella. En esta visita se le puede presentar a la maestra, quien puede organizar algunos juegos y actividades con los niños y niñas, para que vayan conociendo la dinámica escolar y empiecen a entablar amistad con sus compañeros.
- Acompañarlos el primer día de clases y preguntarles cómo les fue: asegurar que el niño o niña asista al primer día de clases en compañía del padre, madre, otro familiar o adulto de confianza y –de preferencia- que sea la misma persona quien lo acompañe los días siguientes. Es importante que al recogerlos les pregunten cómo se sienten, a quienes conocieron, qué hicieron, cómo es su maestra, qué le gustó o disgustó, entre otras cosas.
- Nunca obligarlos ni presionarlos: si el niño o niña se resiste a ingresar al aula o participar de alguna actividad, llora o expresa inseguridad frente a la separación del padre o adulto acompañante, es mejor no obligarlo. Algunos niños necesitan mayor tiempo para separarse de los adultos con quienes viven. Hay que tener paciencia para fortalecerlos hasta que se sientan listos, sin recurrir a amenazas (“si lloras, me voy”), chantajes (“si no lloras, te compro un chupete”), comparaciones (“Mira cómo esa niña no llora” “mira cómo ella juega con sus compañeros y tú no”), represiones (“los hombres no lloran”), engaños (“voy al baño y regreso”), entre otras prácticas nocivas.
- Acompañarlos durante los primeros días si es que muestran dificultad para la separación: si el niño muestra mucha resistencia a separarse del padre o adulto cuidador, se les puede permitir acompañar a los niños los primeros días de clase y permanecer fuera del aula en un lugar cercano y visible para el niño. En principio pueden acompañarlo durante toda la jornada si les es posible e ir reduciendo progresivamente el tiempo hasta que el niño o niña se integre al grupo sin mayor problema.
- Contribuir al traslado de la autoridad a las maestras: cuando los padres permanecen cerca de sus hijos durante los primeros días de clase, puede resultarle difícil a los docentes lograr la autonomía de las niñas y niños o manejar bien los conflictos que surgen entre ellos. Los padres pueden colaborar realizando el traslado de la autoridad a la maestra cuando sus hijos acuden a ellos. Por ejemplo: si el niño pregunta al padre ¿dónde está el baño?, éste debería responder “pregúntale a la maestra”; o si le pide que le abra la lonchera, animarlo primero a hacerlo solo y en caso no lo consiga, pedirle amablemente a la maestra que lo ayude.
- Emplear estrategias creativas para alentarlos a integrarse al grupo: por ejemplo, colocar materiales educativos en una canasta y ubicarla fuera del aula, cerca del niño o niña que se resiste a ingresar. Cada día la canasta se coloca más cerca de la puerta del aula para que pueda observar lo que se hace al interior de ella. Con el paso de los días, es muy probable que ingrese al aula voluntariamente.
Por otro lado, la maestra también puede optar por salir fuera del aula con el grupo para desarrollar actividades en el patio donde está el niño para que al observarlos de cerca jugando y haciendo actividades motivadoras, finalmente se anime a dar el primer paso e integrarse al grupo.

************************************
Para participar del programa en vivo puedes llamar al 212-7165, 212-4100 y la línea en el interior del país totalmente gratuita el 0800-13140, también lo podrás hacer a través de fb/ConfidenciasRPP
************************************
Si deseas dar un testimonio sobre este caso u otro, puedes escribirnos a confidencias@gruporpp.com.pe
************************************
Confidencias, de lunes a viernes a partir de las 11:30 de la mañana por RPP Noticias (89.7 FM o 730 AM).
***************
Si eres oyente de Confidencias, te invitamos a seguirnos también por el Facebook. Ingresa a Confidencias y marca “Me gusta”.
***************
Producción y redacción de textos: Amelia Villanueva Ramirez