La Policía de Australia confirmó este lunes la muerte de tres personas, incluido el secuestrador, y cuatro heridos en la operación para liberar a los rehenes tomados por un clérigo musulmán en un café de Sidney.

LOS FALLECIDOS

Dos de las víctimas mortales son rehenes, una mujer de 38 años y un varón de 34, y el otro es el secuestrador, Man Haron Monis, un autoproclamado clérigo musulmán de origen iraní, radicalizado y con antecedentes por violencia, que ha protagonizado numerosas protestas en Australia contra la intervención militar en Afganistán.

LOS HERIDOS

Los heridos son tres mujeres, una de ellas con herida de bala, y un agente policial, que están siendo atendidos en hospitales de la zona.

Otra mujer de 35 años también fue hospitalizada como medida "preventiva", según la Policía, que no la incluye en la lista de heridos.

EL SECUESTRADOR

Las autoridades tampoco han aclarado la suerte del agresor, el clérigo musulmán Man Haron Monis, nacido en Irán en 1962 con el nombre de Matenghi Boourjerdi.

INTERVENCIÓN

Los cuerpos de seguridad se decidieron a intervenir después de 18 horas de secuestro y actuaron momentos después de que cinco personas abandonasen el establecimiento.

Desde el exterior, se vio gran actividad de agentes y se oyeron después varias ráfagas de disparos que iluminaron el interior del café, y alguna explosión.

Los rehenes comenzaron a salir del café, algunos con las manos levantadas. Según el canal 7, son siete las personas liberadas.

Ambulancias con personal sanitario y coches de bomberos se colocaron en las inmediaciones para atender a los heridos, mientras sonaba una sirena de alarma.

SECUESTRO FUE POR MOTIVACIONES POLÍTICAS

El primer ministro australiano, Tony Abbott, calificó el secuestro de un acto con "motivaciones políticas", y se reunió a lo largo del día dos veces con el Comité de Seguridad Nacional.

QUIÉN ES MAN HARON MONIS

Según la Policía, el secuestrador es Man Haron Monis, un clérigo musulmán iraní que llegó a Australia en 1996 como refugiado y que ha participado o liderado numerosas protestas contra la presencia de tropas australianas en Afganistán.

El jeque Haron también tiene problemas con la justicia australiana, entre otras causas por su implicación en la muerte de su ex esposa, Noleen Pal, con quien tuvo dos hijas.

Entre sus primeras acciones dentro del café fue obligar a dos personas que sujetasen una bandera en el cristal de la entrada con un mensaje escrito en árabe que decía "no hay otro Dios que Alá y Mahoma es su profeta", la "sahada" o declaración de fe musulmana.

EFE