Correa tilda de ´intolerable´ la ´amenaza´ del Reino Unido

El presidente de Ecuador rechazó la carta británica en la que se menciona la posibilidad de irrumpir en la embajada en Londres para arrestar a Julian Assange.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, calificó hoy de "grosera e intolerable" la "amenaza" que asegura que el Gobierno británico hizo en una carta en la que menciona la posibilidad de irrumpir en la embajada en Londres para arrestar al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, a quien el país andino dio asilo.

El pasado miércoles, un día antes de anunciarse el asilo, el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, dijo que recibió un comunicado británico en el que se amenazaba con irrumpir en la embajada para localizar y arrestar a Assange, para luego extraditarlo a Suecia, donde es reclamado por supuestos delitos sexuales que él niega.

"Jamás, al menos mientras yo sea presidente, este Ecuador aceptará amenazas como la que en forma totalmente grosera, desconsiderada, intolerable presentó Gran Bretaña esta semana", dijo Correa en su informe semanal de labores.

Insistió en que su país adoptó una decisión "soberana" al otorgar el asilo a Assange por falta de garantías de parte del Reino Unido y Suecia para que no se lo extradite a un tercer país donde su vida podría correr peligro o donde no se le garantice un debido proceso.

Correa comentó que cuando vieron que aumentaba la presencia policial en la embajada en Londres y "había inminencia de un posible ingreso a nuestra sede diplomática y habíamos recibido esa amenaza explícita del Reino Unido", la embajadora en Londres, Ana Albán, "se quedó a dormir" en el sitio "para estar ahí si algo pasaba", algo de lo que dijo se enteró posteriormente por Patiño.

Ayer, en declaraciones que recoge la agencia pública Andes, Patiño consideró que la "amenaza" de Gran Bretaña está en firme.

"Lo que tiene que estar claro -y por eso se van a producir las reuniones del Alba, Unasur y la OEA- es que la amenaza continúa en pie, porque no ha habido ningún desmentido de la misma, no ha habido un documento distinto que implique un desconocimiento del primer documento, o una disculpa por la amenaza proferida. De manera que, está claro, que la amenaza sigue en pie", señaló, según Andes.

EFE