Morguefile-Gladtobeout

La adolescencia es una etapa de cambios en todas las facetas de la vida: emocionales, cognoscitivas, fisiológicas y sociales; en donde el joven tiene como logro muy importante su identidad, pues en este periodo de la vida se produce el despertar al mundo del Yo, de la afirmación, de la afirmación personal.

Los adolescentes realizan sus propias elecciones y van paulatinamente logrando su independencia. En este proceso pasan de un estado de dependencia hacia uno de independencia, lo que lo hace lento y difícil.

Es el momento de los amigos, las amigas, los confidentes, la rebeldía y también de las primeras elecciones decisivas en su vida. Es una fase que no está ajena a las perturbaciones y los problemas, una de estas alteraciones que ocurre con frecuencia en la depresión.

Si bien se menciona que estos son los tiempos de la “ansiedad”, en realidad también vivimos en la época de la “depresión”. ¿Qué factores pueden contribuir a generar ese estado de ánimo? No es posible dar una respuesta concreta y única.

Algunos casos de depresión pueden deberse situaciones específicas tales como la separación de los padres o la muerte de algún ser querido. La pérdida de un objeto amado es el precipitante más habitual de la depresión: esta pérdida ha de ser de alguien muy importante para el adolescente. Sin embargo, no todas las pérdidas producen depresión.

Los síntomas más frecuentes son tristeza continua, tendencia al llanto sin mayor motivo; sentimiento de desesperanza, pensar que la vida no tiene sentido y su futuro lo ven con pesimismo. También experimentar sentimientos de inutilidad o de culpa en forma permanente; falta de interés y desmotivación en sus tareas escolares.

Además, pérdida de energía para realizar actividades, poco interés en asistir a la escuela, y evitar socializar con otras personas. A ello se agrega comunicación escasa con su entorno, baja autoestima y culpa; hostilidad; pobre concentración; cambio de hábitos alimentarios; abuso del alcohol y otras sustancias tóxicas; pensamientos suicidas, entre otros.

Esta es una realidad que ocurre en cualquier contexto social y debe ser advertida al menor indicio de los síntomas arriba mencionados. La comunicación en el hogar y en la escuela es fundamental.

Tomado de: “El crecimiento emocional del adolescente en la escuela”. Por: María Roca de Dañino.

********************************************
Si quieres que tu hijo o hija adolescente participe con su testimonio en "Yo quiero saber… cuando los chicos y chicas preguntan" puedes llamarnos al (01) 215-0200, anexo 2434 de lunes a viernes de 3:00 a 5:00 de la tarde. También escribirnos a confidencias@gruporpp.com.pe y dejarnos tu teléfono para contactarles.
**********************************************
Para participar del programa en vivo puedes llamar al 212-7165, 212-4100 y la línea para el interior del país (totalmente gratuita) el 0800-13140, también lo puedes hacer a través del Facebook Confidencias en RPP.
***********************************************
Confidencias, con Lupe Maestre y Ricarte Cortez, de lunes a viernes a partir de las 11:30 de la mañana, solo por RPP Noticias.
***********************************************
Producción: Amelia Villanueva Ramirez