EFE/Referencial

Una operación conjunta de policías federales y fiscales forestales de Brasil desarticuló este miércoles la que es considerada por las autoridades como la organización que más devasta la Amazonía, con daños ambientales comprobados por 500 millones de reales (unos 227,3 millones de dólares), dijeron fuentes oficiales.

La operación fue ordenada por un juez federal que investiga a la organización y que expidió órdenes de captura contra 14 de sus supuestos integrantes en los estados de Sao Paulo, Pará, Mato Grosso y Paraná, informó la Policía Federal en un comunicado.

De acuerdo con la nota, esta banda se había especializado en apoderarse de tierras públicas en la Amazonía para quemarlas, talarlas y transformarlas en pastizales, antes de ofrecerlas en venta con documentación falsa a agricultores y criadores de ganado.

"Los involucrados son considerados los mayores deforestadores de la Amazonía brasileña actualmente", asegura la Policía Federal.

Entre las áreas invadidas y devastadas por el grupo destaca la Floresta Nacional del Jamanxim, reserva ambiental en jurisdicción de Novo Progresso, municipio del estado amazónico de Pará.

La llamada Operación Castanheira, bautizada con ese nombre en homenaje a un árbol protegido y que simboliza la Amazonía en Brasil, movilizó a 96 agentes de la Policía Federal y 19 fiscales del Instituto Brasileño de Medio Ambiente (Ibama).

Los integrantes del grupo desarticulado serán acusados formalmente de los crímenes de invasión de tierras públicas, hurto, crímenes ambientales, falsificación de documentos, asociación para delinquir, evasión de impuestos y lavado de dinero.

Las penas previstas para estos delitos pueden sumar hasta 50 años de reclusión.

EFE