Conicet

Paleontólogos descubrieron en la norteña provincia argentina de La Rioja las que hasta ahora se consideran las "letrinas comunitarias" más antiguas del mundo, depósitos de materia fecal fosilizada que pertenecieron a grandes reptiles herbívoros, con una antigüedad de 240 millones de años.

Técnicamente denominados bosteaderos, estos sitios -unos ocho en total- fueron hallados casi por casualidad por científicos argentinos que buscaban restos fósiles de vertebrados dentro del parque nacional Talampaya, en La Rioja, en el noroeste de Argentina.

"Lo que nos sorprendió fue el hallazgo de restos de excrementos fósiles, que se denominan coprolitos, que estaban en superficie", dijo a Efe Lucas Fiorelli, uno de los investigadores del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) de Argentina, responsables del hallazgo.

Los expertos encontraron primero unas cientos de heces, de uno a cuarenta centímetros, y creyeron que se habían acumulado allí por acción de un río.

Posteriormente, estudiando mejor el área, descubrieron "miles y miles" de excrementos en un área de un cuarto de hectárea y entonces se preguntaron por qué.

En total, encontraron unos 30.000 coprolitos, con una densidad de hasta 90 unidades por metro cuadrado, que indica la defecación de múltiples individuos.

Los primeros hallazgos de estos restos, que se preservaron gracias a copiosas cenizas volcánicas, se hicieron en 2012 y este año los científicos volvieron a la zona para explorarla y se toparon con acumulaciones de este tipo en distintos lugares, separadas unas de otras por un kilómetro, con alta densidad de heces.

"No hay registros en el mundo de acumulaciones fósiles de este tipo", destacó Fiorelli, investigador del Centro Regional de Investigaciones Científicas y Transferencia Tecnológica de Anillaco (La Rioja).

Hasta ahora solo había registros de bosteaderos de especies mamíferas, como guanacos, elefantes, rinocerontes, pero son letrinas actuales, no fósiles.

"Éste es el primer caso en el mundo a nivel fósil y el más antiguo, con una antigüedad de 240 millones de años. Por otro lado, la especie que produjo estas letrinas comunitarias no era un mamífero sino uno de sus antepasados, un reptil denominado dicinodontes", precisó el investigador.

EFE