Gladis Morocho, una de las hijas de Juana Tomapasca, quien falleció en el policlínico Fiori porque no habría sido atendida por no tener dinero para pagar, fue detenida al ser acusada de agredir a Ángel Cano, un trabajador del establecimiento de salud.

En conversación con RPP Noticias, Juventino Morocho, explicó que agredieron al trabajador dentro del policlínico que se ubica en San Martín de Porres, debido a que “se burlaba de todo nuestro dolor”.“Él se reía del fallecimiento de mi madre”, expresó.

AGRESIÓN SALVAJE

Cuando los familiares se enteraron en horas de la mañana de la muerte de la mujer de 56 años, irrumpieron de manera violenta al establecimiento clínico superando la resistencia de la policía y del personal de seguridad del local.

Una vez dentro ocasionaron destrozos y golpearon salvajemente al trabajador del policlínico con patadas y puñetes. Hasta cuatro personas llegaron a participar en la golpiza que fue tan severa que una ambulancia tuvo que acudir al lugar.

Sobre este caso, EsSalud dio a conocer a través de un comunicado que Cano Yorzo presenta fractura en la costilla, traumatismo encéfalo-craneano y otras lesiones.

“Nuestro trabajador fue ingresado a la Unidad de Shock Trauma del Hospital Nacional Alberto Sabogal Sologuren y presenta traumatismo encéfalo-craneano moderado, fractura de costilla, luxación de coxis y  múltiples contusiones en tórax y abdomen”, se señala en la misiva.