Dieciocho personas fallecieron y una está en paradero desconocido tras nueve días de lluvias torrenciales en la provincia de Guizhou, en el suroeste de China, informaron hoy las autoridades locales a través de la agencia Xinhua.

Las tormentas, que causaron inundaciones y aludes, causaron el derrumbe de 1.172 casas y dañaron 89.600 hectáreas de cultivos, afectando a más de 2,31 millones de personas de 69 comarcas, ciudades y distritos de la provincia.

Fuerzas de la seguridad pública, el ejército y los bomberos han sido movilizadas a las zonas del desastre para apoyar con las labores de reconstrucción y rescate.

Hasta el momento, 43.069 residentes han sido desalojados en prevención de nuevas inundaciones y avalanchas.

Se estima que las pérdidas económicas ascienden a 1.380 millones de yuanes (217,5 millones de dólares), según la fuente.

Las estaciones meteorológicas locales han pronosticado que el temporal continuará hasta bien entrada la semana próxima.

La mitad sur de China sufre en verano desastres naturales como inundaciones y tifones, que en los últimos dos años han causado la muerte de unas 4.000 personas.

EFE