Gracias al cine, los más terroríficos relatos han podido ser representados con gran realismo, causando escalofríos a los espectadores.

Sin embargo, hay ocasiones en que situaciones de la vida real que involucran a los equipos involucrados en realizar películas son dignos del argumento del cine de terror.

Sepa más: