EFE

El gobierno ecuatoriano busca reducir las tasas de natalidad en adolescentes con una estrategia simple: quelos jóvenes pospongan el inicio de sus relaciones sexuales. Se trata del Plan Nacional de Fortalecimiento de la Familia, un proyecto que busca fomentar en los jóvenes la abstinencia con el apoyo de sus familias.

Esta estrategia hace frente a la anterior denominada Planificación Familiar y Prevención del Embarazo Adolescente (Enipla) que se encargaba de repartir preservativos a colegios e instituciones educativas entre todos los jóvenes y promover las relaciones responsables.

El presidente del gobierno afirmó que la anterior medida "incitaba al hedonismo" y además criticó que en las ferias de salud se repartan preservativos "como chicles". Como contrapropuesta, este plan fomenta la enseñanza de valores en los colegios y que trabajarán junto a la familia para que los padres se acerquen a sus hijos y los instruyan.

Aunque algunos parlamentarios se muestran escépticos respecto del tema, otros saludan la iniciativa. El embarazo adolescente se redujo en 2013 y continúa en progresión; el gobierno no quiere descuidar el tema, por ello dispondrá de 32 millones de dólares hasta 2017 para conseguir su meta.