Casi el 5 % de las ventas de carne etiquetada como vacuno en la Unión Europea (UE) contienen ADN de caballo, según los primeros resultados de los controles realizados por los Estados miembros, anunciados este martes por fuentes comunitarias.

Los resultados de estos análisis también indican que aproximadamente el 0,6 % de las muestras de carne equina analizadas en mataderos europeos contenían fenilbutazona, un antiinflamatorio prohibido en la cadena alimentaria.

En España, las autoridades sanitarias detectaron ADN de equino sin etiquetar en un 4 % de las pruebas realizadas, y han descartado "problemas de seguridad alimentaria" al no encontrar restos de fármacos veterinarios prohibidos, según informó el lunes en Belgica, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

En base a los resultados y a la opinión de los expertos de la UE, Bruselas descartó que exista un "riesgo sanitario inmediato" a nivel comunitario por la presencia del citado antiinflamatorio en la carne de caballo.

En total, se han realizado 4.300 controles en los Estados miembros entre principios de marzo y principios de abril.

La publicación de los datos tanto a nivel comunitario como por países permitirá evaluar el alcance del fraude de la carne de caballo etiquetada como vacuno, un escándalo que salió a la luz al descubrirse ADN equino en hamburguesas, lasañas, salsas boloñesa y otros preparados a base de carne distribuidos en varios Estados miembros.

EFE