EFE

De cada cien personas que acuden a los servicios médicos en nuestro país, 60 son por consumo de agua contaminada, el doctor Eduardo Gotuzzo, especialista en Salud Pública.

Señaló que se trata de un grave problema, pues afecta principalmente a los niños menores de cinco años, quienes al consumir agua contaminada se enfrentan con enfermedades diarreicas y parasitarias que terminan en desnutrición.

 “La población debe entender que la malnutrición en niños menores de dos años, produce un daño neurológico y cerebral irreversible, de manera que estarán condenados a ser pobres porque su inteligencia no se pudo desarrollar por ser mal nutridos” señaló el especialista.

En ese sentido, Gotuzzo demandó  mayores políticas públicas en agua y saneamiento, en especial en las zonas rurales del país donde la incidencia de casos es mayor.

“Se confunde la salud pública con atención, se construyen hospitales para llenarlos de enfermos que nunca deberían llegar allí si se invierte en prevención” resaltó.