RPP

Los mejores momentos para iniciar una conversación con los chicos pueden darse en la mesa a la hora de las comidas, durante una caminata, un paseo o simplemente sentándonos a hablar con ellos.

Es muy importante poder preguntarles: “hijo ¿cómo te sientes?“, “hija, ¿qué necesitas?”.  Indagar si alguien los molesta y escuchar qué sienten ellos, en pocas palabras abrirles el corazón.

Lo importante es que no pasen por la desazón y la angustia de vivir algún tipo de abuso por parte de alguien y no poder decirlo.

Nunca respondas a tus pequeños/as con un “no me molestes”, “deja de preguntar tonterías”. Si le puedes decir que estás cansada/o, que mejor después, que no sabes la respuesta pero que juntos la encontrarán.