"Pon pon ponte el sombrero, pon pon ponte el sombrero" decía el estribillo de una canción que cantaba en los 80 una cantante caribeña. Y ese fue el leit motiv  de un festival que organizó Johnnie Walker Label, bajo el nombre "You can leave your hat on", en el restaurante Picas de Barranco.

 

Picas, del verbo picar tiene muchas acepciones, algunas divertidas y gratas y otras no tanto. Pero ese es el nombre que acaba de adoptar un nuevo point en Barranco, bajo la férula del ex ministro Carlos Bruce, quien convocó a moros y cristianos al open de su restaurante, abajo del Puente de los Suspiros.

 

El evento coincidió con la realización de una actividad llamada "You can levae your heat on", que convocó a los mejores clientes del whisky Johnny Walkier. El ágape tuvo un requisito: usar un sombrero9 vistoso durante toda la noche.

 

Unos 450 invitados disfrutaron de encuentros y entremeses hasta que se premió al sombrero más original con un botellón de 4.5 litros de Johnnie Walker Black Label, con lo que se marcó el inicio de la temporada de otoño en Lima, además de la inauguración de Picas.

 

Luces, música, sombreros y lindas asistentes, muchas de ellas invitadas por Diageo, pasaron una noche inolvidable compartiendo el mejor whisky del mundo.