Los miembros del grupo Anima Naturalis estuvieron desnudos y cubiertos con sangre falsa como representado el sufrimiento de los animales que mueren cada año por la vanidad de vestir con pieles. La

La protesta se realizó frente a la plaza Sant Jaume de Barcelona, donde más de un centenar de personas se reunieron para defender los derechos de los animales.

Visones, focas, nutrias, vacas y chinchillas forman parte del amplio grupo de animales que son cruelmente asesinados para utilizar sus pieles en la confección prendas de vestir o accesorios de moda.