Siguen desfilando testigos en el juicio contra Conrad  Muray, con la finalidas de determinar la culpabilidad o inocencia del doctor de cabecera del Rey del Pop. Las personas convocadas en calidad de testigos, son conocidos de cantante o al médico, otras, tuvieron alguna participación antes de que Jackson fuera declarado muerto.

Los primeros en pasar como testigos fueron los involucrados en la fallida gira This is it, la última que el artista ofrecería: Kenny Ortega,  director y coreógrafo de la gira, quien dio a conocer detalles del estado de salud de Jackson durante los días previos a su muerte. Le seguió Paul Gongaware, Jefe Ejecutivo de AEG Live, y productor de la gira, quien dio datos por las que Jackson pidió a Murray como su médico durante la gira a Europa. Por último, habló la abogada Kathy Jorrie, quien redactó el contrato de US$150 mil al que accedieron AEG Live, Murray y Jackson, para que el médico participara en la gira.

Otro grupo de testigos fue el  personal de la residencia del artista, quienes presenciaron cuando  Murray intentaba reanimar al artista: Michael Amir Williams, asistente personal del artista, quien habría sido el primero al que el médico contactó cuando se dio cuenta que Jackson había dejado de respirar;  Faheem Muhammad,  jefe del equipo de seguridad de Jackson, quien  describió la escena que encontró al momento de ingresar a la habitación del cantante, quien a esa altura se encontraba acostado en el suelo; Alberto Alvarez, el primero en ingresar al dormitorio de Jackson, recordó haberlo visto acostado en su cama, con la boca y los ojos entreabiertos, mientras el médico intentaba reanimarlo usando una sola mano;  Kai Chase, chef personal de Jackson, quien declaró de cómo  el médico le pidió ayuda desesperado, mientras ella almorzaba.

Robert William Johnson, aseguró como experto que la indumentaria con la que Murray trataba al artista no era la adecuada. Robert Russell, un ex paciente de Murray, quien comentó cómo el doctor lo abandonó, pese a padecer severos problemas cardiacos.

El equipo médico que trató a Jackson; el paramédico Richard Senneff, quien dijo que Murray le mintió respecto al tratamiento que le dado al cantante, sin reconocer que le había administrado Propofol.  Martin Blout, agregó que durante los 42 minutos que estuvieron junto al artista, no pudieron ver ningún signo vital. Richelle Cooper, la médico de la sala de emergencias,  corroboró que Murray jamás habló de Propofol, asegurando que sólo le había dado al artista dos dosis de Lorazepam.

También declararon declararon un representante de la compañía telefónica AT&T, y un representante de Sprint/Nextel, para verificar la originalidad de los registros de las llamadas telefónicas que Murray hizo y recibió mientras Jackson moría.

 Thao Nguyen, una cardióloga que contó a los miembros del jurado que Murray le comentó que había sedado al artista, pero que no pudo justificar por qué lo había hecho. Una doctora de Houston que habló con Murray la mañana de la muerte de Jackson: También lo hicieron, una paciente del Murray y una voluntaria en su consulta de Las Vegas, quienes entregaron más detalles de la vida profesional del acusado.

Así mismo, prestaron testimonio las mujeres de Murray : Bridgette Morgan, quien conoció al médico en un club nocturno de Las Vegas que lo  llamó la mañana de la muerte de Jackson, pero éste no le contestó. Stacey Ruggles, una de las empleadas de Murray en su clínica de Houston, también lo llamó sin obtener respuesta;  sin embargo, Michelle Bella, una ex pareja del médico, aseguró al jurado que recibió un mensaje del doctor esa misma mañana del 25 de junio de 2009. Sade Anding,  contó a los miembros del jurado que el médico habló con ella, pero que a minutos de comenzar la conversación, éste dejó de hablarle. La madre del hijo de Murray, Nicole Alvarez, confirmó lo que ya habían dicho los fiscales, cuando aseguraron que Murray le había enviado un paquete por correo, dentro del que habían grandes cantidades de Propofol.

El último testigo del día martes fue Tim Lopez, un farmacólogo de Las Vegas, a quien Murray le pedía el Propofol.

Esta tarde continúa el juicio, y existe la probabilidad que Prince Michael, hijo del artista, preste su testimonio, porque vio a  Murray intentando reanimar a su padre.