Decenas de armas, en su mayoría escopetas de caza y revólveres, fueron entregadas por la ciudadanía a las autoridades de Miami, que a cambio ofrecían desde un par de entradas para ver a los Heat de baloncesto hasta tarjetas de dinero para gastar en centros comerciales.

En esta primera jornada, la iniciativa, organizada por el Ayuntamiento y la Policía de Miami, tuvo una gran acogida, ya que decenas de personas se acercaron desde temprano a entregar armas que tenían en casa, sabiendo que las autoridades se comprometían a no hacer pregunta alguna sobre su procedencia.

Bajo el título "Gun Buy Back Operation" (Operación de recompra de armas), el consistorio de Miami quiere reducir el número de armas que hay en las calles y ha establecido tres fines de semana consecutivos en sendas iglesias locales.

"El objetivo es convertir a Miami en una ciudad más segura", afirmó a Efe el sargento de la Policía Freddy Cruz al tiempo que el alcalde de la ciudad, Tomás Regalado, se mostró muy preocupado por el hecho de que en el sur de la Florida haya niños con acceso a las armas que sus padres tienen en casa.

Incluso el pastor de la iglesia, el reverendo Douglas Cook, predicó hoy con el ejemplo y entregó su escopeta a las autoridades de Miami.

Catia Barroso, una cubana afincada en el sur de la Florida, explicó a Efe que había entregado sus armas por miedo a "todo lo que ha estado ocurriendo hoy en día y porque es un peligro tenerlas en la casa".

Barroso confía en que iniciativas como esta ayuden a reducir en número de armas que hay en las casas y que muchas veces siguen ahí porque sus dueños no saben muy bien cómo deshacerse de ellas de una manera segura.

EFE