RPP

Los partidos políticos tienen, según la Ley de Partidos Políticos (LPP), tres opciones para elegir a sus candidatos: elecciones cerradas solo con afiliados, elecciones abiertas que incluyen también a los no afiliados y elecciones indirectas, en donde tan solo sufragan los delegados elegidos previamente por los órganos partidarios.

El secretario general de Transparencia, Gerardo Távara, indica que la mayoría de partidos opta por realizar elecciones internas mediante la asamblea de delegados, siendo esta la “manera más restringida de elección”, porque no permite que todos los militantes participen.

“Transparencia platea que, en la modificatoria a la Ley de Partidos Políticos, se establezca la elección de los dirigentes y candidatos con la participación de todos los militantes o incluso mediante el camino que implica la votación de cualquier persona, porque esto fortalecería la democracia interna”, asegura Távara.

Las elecciones internas son obligatorias y sirven para elegir a los candidatos al Congreso, regidores, Parlamento Andino, así como a los consejeros nacionales y regionales.

Sin embargo, un 20% de candidatos (excepto los presidenciales y vicepresidenciales) puede ser seleccionados sin pasar por este filtro, siendo designados directamente por los comités ejecutivos partidarios.

La Ley de Partidos indica que antes de realizar sus elecciones internas, los partidos pueden solicitar asesoría a la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE).

Según Távara, esto casi nunca sucede. Sumado al sistema utilizado por la mayoría de partidos para sus procesos electorales internos, estos terminan siendo deficientes o poco transparentes. Sin bases sólidas, el sistema democrático siempre será frágil en el Perú.