Encuentran amorosa carta de mujer coreana junto a momia de 500 años

La carta de una mujer embarazada en 1586 dice: ´Por qué me dejas sola, quiero verte otra vez y escucharte en mis sueños. Quiero irme contigo, llévame allá donde estés. Mi dolor no tiene límites´.
Andong National University

Una misiva escrita con mucho sentimiento hace cinco siglos aparece hoy como una expresión de amor a pesar del tiempo.

Se trata de la carta de amor de una mujer coreana de 1586, que se encontró junto al cuerpo momificado de su marido. Hoy se cumple una década de que fuera descubierto por los arqueólogos.

La carta estaba junto al pecho de la momia, cerca de su corazón momificado.

Los arqueólogos de la Universidad Nacional de Andong fueron quienes encontraron en el año 2000 la momia de un hombre que vivió en el siglo XVI en la ciudad de Andong (Corea del Sur).

La insólita carta pertenecía a una embarazada y que derramó todas sus penas en lo que ya se ha convertido en uno de los testimonios más impactantes de la historia.

"Léela atentamente y vuelve a mí en sueños y muéstrate en detalle", dice la viuda.

Primero excavaron la tumba y luego rompieron el sello de tierra endurecida, hasta llegar al ataúd de madera. Debajo retiraron piezas de ropa, hasta que llegaron al cuerpo. Y entonces todos se quedaron casi sin aliento, después de varias horas de duro trabajo. Allí había una momia masculina, un hallazgo muy raro en Corea. El cráneo muy dañado, pero su piel y la barba aún visibles.

El cadáver estaba rodeado por un total de 13 cartas dirigidas. Pero una de esas cartas, un verdadero poema de amor escrito por su esposa y dirigida al "Padre de Won", representan todo el dolor por la pérdida de un ser querido al que se suma el hecho de que quien escribe es una viuda enamorada que se queda en este mundo sola con un niño en el vientre.

Fechada en 1568, en la misiva la mujer pregunta a su marido muerto por qué tuvo que dejarla sola y le insiste en que quiere verlo otra vez y escucharlo en sus sueños. Ella confiesa no puede vivir sin él.
"Es que no puedo vivir sin ti. Es que quiero irme contigo".

"Por favor, llévame allá donde estés. No puedo olvidar en este mundo mis sentimientos hacia ti y mi dolor no tiene límites".

No se sabe el nombre de la mujer enamorada.