Arropados por cientos de miles de seguidores en las calles, el candidato opositor, Henrique Capriles, puso hoy punto final a la campaña electoral más breve en los últimos 14 años en Venezuela, marcada por el recuerdo del fallecido presidente Hugo Chávez.

Apenas seis meses después de participar en otros comicios presidenciales, Venezuela quedó a 72 horas de una nueva votación en la que por primera vez desde 1999 no estará como candidato Chávez, fallecido el pasado 5 de marzo, y cuyo sucesor se elegirá el domingo.

Enrique Capriles escogió Lara, el estado donde su jefe de campaña, Henri Falcón, es gobernador, para concluir sus actividades de calle con una nutrida concentración en la que hizo llamados a los indecisos y prometió que habrá una nueva Venezuela.

Ante decenas de miles de seguidores congregados a lo largo de varias calles de Barquisimeto, el aspirante de la Mesa de Unidad Democrática (MUD) buscó tender puentes con el electorado chavista, al decir que fortalecerá aquello que el fallecido presidente "hizo bien".

El aspirante opositor, de 40 años y gobernador del céntrico estado Miranda, volvió a defender que es la mejor carta para resolver los problemas económicos del país.

Ese día, cerca de 19 millones de venezolanos elegirán al presidente que concluya el período 2013-2019 que inició Chávez, y por el que se han postulado siete aspirantes, entre ellos Maduro y Capriles.

EFE