Las escuelas de Nueva York volverán a abrir el próximo lunes, una semana después del paso del huracán "Sandy", que ha provocado más de un centenar de muertos en Estados Unidos y numerosos daños materiales en la gran manzana.

La mayoría de las escuelas del sistema educativo de Nueva York, que atiende a 1,1 millones de alumnos, volverá a la normalidad, según informó en una rueda de prensa el alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg, acompañado de la secretaria de Salud, Katherine Sebelius.

"Es muy importante que los niños vuelvan a las escuelas", dijo Bloomberg, que señaló que de los 1.700 centros educativos sólo permanecerán cerrados 65, bien porque todavía están inundados o porque han sido habilitados como refugios.

El alcalde indicó que 178 escuelas no tienen luz pero esperan que el problema esté solucionado para el lunes mientras continúan los trabajos para devolver el suministro eléctrico a las zonas que aún están sin luz en Manhattan.

Por otro lado, advirtió de que están abriendo nuevos centros de distribución en las zonas más afectadas porque el servicio meteorológico ha informado de que las temperaturas bajarán durante la noche, por lo que se repartirán mantas y comida caliente.

En este sentido pidió a las personas que todavía no tienen electricidad que no utilicen hornos portátiles o infiernillos como fuente de calor, puesto que los gases que emiten son tóxicos y pidió prudencia con el uso de velas por la noche para evitar incendios.

En cuanto al suministro de agua, informó de que ésta es potable en toda la ciudad excepto en el área Breezy Point, en Queens, donde un incendio calcinó un centenar de viviendas, por lo que recomendó beber agua embotellada.

EFE