Una treintena de estudiantes se concentró a las afueras del tribunal de Florida donde se juzga al vigilante voluntario George Zimmerman por el asesinato del adolescente negro desarmado Trayvon Martin para pedir la condena del primero, informaron medios locales.

Los estudiantes, procedentes de las ciudades de Jacksonville, Gainesville, Tampa y Miami, todas en el estado de Florida, viajaron a la pequeña población de Sanford (centro de Florida), donde tiene lugar el juicio contra el vigilante de barrio hispano, y se manifestaron pacíficamente.

El grupo de estudiantes coreó y cantó varias consignas, entre otras "asesino no homicida", en relación a las dos imputaciones de que se le acusa a Zimmerman: asesinato en segundo grado y homicidio involuntario, indicó el diario Orlando Sentinel.

Los estudiantes se mantienen a la espera de conocer el resultado del veredicto que debe emitir el jurado, compuesto por seis mujeres, que lleva ya enfrascado dos días en las deliberaciones.

El jefe de la Policía del condado de Seminole y el de la localidad de Sanford instó ayer a los residentes de la población y de las áreas cercanas a que permanezcan en calma después de que se haga público el veredicto, cualquiera que sea este, y advirtieron que no tolerarán ningún tipo de violencia e incumplimiento de las leyes.

Tanto la policía como políticos y activistas de la minoría negra y los derechos civiles en EE.UU. hicieron un llamamiento a la paz.

Manifestación pacífica

Los activistas de la Southern Christian Leadership Conference (SCLC), una de las más importantes organizaciones de la minoría negra de EE.UU., se manifestaron el viernes frente al tribunal donde se ventila este caso y exhortaron a la comunidad a que se manifieste de forma pacífica, una vez que se anuncie el veredicto.
           
El jurado, compuesto por seis mujeres, continúa hoy su segundo día de deliberaciones, tras más de nueve horas de debate.

Los miembros del jurado concluyeron ayer viernes el proceso de deliberación sin alcanzar un veredicto, después de tres horas y media de debate, y reanudaron hoy el proceso, en el que llevan enfrascados ya más de seis horas.

El jurado se pronunciará sobre las dos acusaciones en un tribunal de la pequeña población de Sanford, en el centro de Florida, donde se produjo el suceso fatal.

Deberán emitir un veredicto unánime y por escrito sobre ambos cargos. En el caso de no alcanzar un acuerdo, la jueza encargada del caso, Debra Nelson, podrá declarar un juicio nulo en la imputación sobre la que no haya veredicto.

La versión de la defensa de Zimmerman se fundamenta en que Martin le pegó un puñetazo en la nariz a este, le empujó y, al caer al suelo, el muchacho se sentó a horcajadas sobre él y comenzó a golpearle y sacudir su cabeza contra el suelo de cemento, por lo que el vigilante voluntario tuvo que dispararle.

La Fiscalía retrató a Zimmerman como alguien que "se creía un policía", "se tomó la justicia por su mano", cuando vio a Martin caminando bajo la lluvia, y asumió que el chico "no era para nada bueno".

El fiscal Bernie de la Rionda describió a Martin como un "chico inocente de 17 años" a quien Zimmerman "identificó como un criminal", le persiguió, tras obviar la recomendación de la Policía, se enzarzó en una pelea con él y lo mató de un tiro a quemarropa "porque quiso".

EFE