Wikimedia Commons

A comer frutos secos y vivir más. La revista científica The New England Journal of Medicine (NEJM), publicó recientemente un estudio donde confirma que las personas que consumen frutos secos, siete o más veces por semana, tienen 20% menos probabilidades de morir por motivo de alguna enfermedad.

Los frutos secos, al tener  nutrientes, como minerales (potasio, calcio, y magnesio), proteínas de alta calidad, fibra y vitaminas, reduce el riesgo de desarrollar enfermedades como la diabetes, problemas cardiovasculares, hipertensión, cáncer de colon, entre otras enfermedades.

Por lo que se recomienda añadir al consumo diario de alimentos al maní, la almendra, pistacho, nueces, castaña, entre otras frutas secas.

Es importante mencionar que el consumo frecuente de frutos secos no genera un aumento de peso, por el contrario ayuda a reducir la circunferencia de cintura y disminuye el riesgo de obesidad.