Exdictador de Haití Jean-Claude Duvalier murió de ataque cardíaco

Jean-Claude Duvalier, cuyos abogados siempre subrayaron su frágil salud, vivía retirado de la vida pública en un lujoso barrio de Puerto Príncipe desde su sorpresivo regreso al país en 2011.
Andina

El exdictador de Haití, Jean-Claude Duvalier, conocido como Baby Doc, quien gobernó su país entre 1971 y 1986, murió este sábado en Puerto Príncipe a los 63 años, sin que haya sido juzgado por crímenes contra la humanidad de los que estaba acusado.

"La familia nos llamó esta mañana para que enviáramos un helicóptero ambulancia después de su malestar cardíaco. No tuvimos tiempo de transportarlo, intentamos brindar ayuda en el lugar y constatamos su deceso", informó a la AFP la ministra de Salud, Florence Guillaume Duperval.

En una primera reacción, el presidente de Haití, Michel Martelly, dijo estar "triste" por la muerte de Duvalier y expresó sus condolencias "a su familia, a sus seres cercanos y a sus partidarios en todo el país".

"El amor y la reconciliación deben siempre prevalecer sobre nuestras luchas intestinas. Descanse en paz", escribió en Twitter Martelly, que añadió que estaba prestando tributo a Duvalier "a pesar de nuestras disputas y nuestras diferencias", al tiempo que lo calificó como un "auténtico hijo de Haití".

Jean-Claude Duvalier, cuyos abogados siempre subrayaron su frágil salud, vivía retirado de la vida pública en un lujoso barrio de Puerto Príncipe desde su sorpresivo regreso al país en 2011.

A sus 19 años, "Baby Doc" heredó en 1971 el poder de su padre, el dictador François Duvalier (llamado "Papa Doc"). Entonces se autoproclamó "presidente vitalicio" antes de ser derrocado en 1986 durante una revuelta popular defendida por la comunidad internacional.

Al igual que su padre, Duvalier gobernó su país con mano de hierro, silenció a la oposición y arrestó a disidentes apoyado en la milicia paramilitar denominada "Tonton Macoute", leal a la familia Duvalier.

El exdictador volvió a Haití en 2011 después de haber pasado 25 años en el exilio en Francia. Entonces fue recibido por numerosos partidarios nostálgicos de su régimen y aseguró que regresaba para "ayudar al pueblo haitiano".

ANDINA