Fernando  de Szyszlo es el  pintor de renombre más destacado de nuestro país. Sus creaciones se caracterizan por la presencia de lo simbólico precolombino. Uno de los elementos que destaca en su pintura es el círculo, como elemento que representa expresiones de felicidad y hondo dolor.

A lo largo de su vida  Szyszlo ha estado atraído y vinculado a las artes. En su adolescencia tenia una especial predilección por la literatura y la música, pero para su sorpresa en  secundaria descubre que tiene una especial facilidad para las matemáticas, decidiendo seguir la carrera de arquitectura en la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI).

Su estadía en esta casa de estudios fue corta. Luego de inscribirse en un curso de dibujo descubre que había nacido para pintar.

Para Fernando, un pintor es fruto de las circunstancias, vivencias, historia, tradiciones y hechos que transcurren en su vida, todos estos elementos son fundamentales para que una vez interiorizadas se proyecten de manera natural en la obra del artista.

En su evolución como pintor fue fundamental la presencia de figuras como Octavio paz, quien lo apadrino y ayudo a conocer gente en París,  y Rufino Tamaño, quien le enseñó que se puede traducir a un lenguaje contemporáneo el mundo interior del pintor, en el cual se encuentran presente su historia, identidad y raíces.
 
Para un pintor no es fácil plasmar en un lienzo la imagen que se encuentra en su mente. Fernando lleva 68 años dedicados en cuerpo y alma a la pintura, pero a pesar de su larga trayectoria él aun ve errores o defectos en su obra, porque existe un desfase entre lo que quería plasmar y el resultado final.

Su mayor satisfacción y reconciliación con su trabajo se da cuando ve a las  personas  emocionarse ante sus pinturas y entender qué quiere transmitir por medio del lenguaje del color, las sombras y la luz.

Visítenos en: http://www.facebook.com/peruanosensusalsaRPP