ANDINA

No hay fundamento para variar la situación carcelaria de Alberto Fujimori, cuyas condiciones de reclusión son las mejores y recibe atención médica, señaló este viernes el fiscal Alcides Chinchay ante la Sala Penal Especial que resolverá el pedido de prisión domiciliaria para el exmandatario.

El representante del Ministerio Público indicó también que no se puede considerar la pena impuesta por la justicia a Fujimori como un encierro, sino como un tratamiento penitenciario, razón por la cual se encuentra en un establecimiento penal, bajo el control del Instituto nacional Penitenciario (INPE).

Argumentó, asimismo, que no se puede alegar razones humanitarias para evitar cumplir con la condena de prisión efectiva dictada por el Poder Judicial, que le impuso a Fujimori una pena de 25 años de cárcel por los crímenes de La Cantuta y Barrios Altos.

Por ello, solicitó a la Sala que preside el magistrado supremo Luis Cevallos, confirmar el fallo que denegó en primera instancia la solicitud planteada por la defensa de Fujimori.

HABLA FUJIMORI

Durante la audiencia realizada en la Diroes, Fujimori alegó su edad y su estado de salud para que la Sala acepte su pedido que le permita cumplir en su domicilio su sentencia.

"Soy una persona de 76 años, con los achaques propios de la edad y además afectado de varios males crónicos que tengo de hace 15 años. Las condiciones actuales de encierro las agravan aun más", argumentó.

Refirió a la Sala que fue intervenido quirúrgicamente seis veces por un cáncer en la cavidad bucal, cinco de las cuales se realizaron durante su encierro en la prisión de la Diroes, y que padece de hipertensión arterial.

ANDINA