Giselle Zegarra sobre Luis Castañeda: "Yo pongo las manos al fuego por mí"

La abogada y exfuncionaria de la Municipalidad de Lima, Giselle Zegarra, dijo que  desde el 2015 no habla con Luis Castañeda y que el exalcalde le ordenó firmar el contrato de Línea Amarilla con la empresa brasileña OAS.

Giselle Zegarra, exfuncionario de la Municipalidad de Lima. | Fuente: Foto: Congreso de la República

La exgerenta de Promoción de la Inversión Privada en la Municipalidad de Lima en la gestión de Luis Castañeda, Giselle Zegarra, tomó distancia sobre presuntos hechos de corrupción que habrían ocurrido durante la gestación del contrato para la concesión de Línea Amarilla con la empresa brasileña OAS.

"Yo pongo las manos al fuego por mí, nada más. De cara a lo que se ve hoy en día yo no puedo descartar nada. Tienen que separar la paja del trigo, todos no somos iguales", dijo en una entrevista con el programa dominical Cuarto Poder.

La abogada, investigada desde hace tres años por los presuntos delitos de colusión, negociación incompatible, tráfico de influencias y asociación ilícita para delinquir, indicó que firmó el contrato de concesión de la vía Línea Amarilla, que entregaba por 30 años el manejo de los peajes de la Vía de Evitamiento, por orden del exalcalde Castañeda Lossio.

"Y la firma del contrato no era una competencia mía, sino del alcalde de ese entonces, que me delegó el acto de firma, pero no la competencia. Era un mandato imperativo", manifestó.

Giselle Zegarra señaló también que no habla con Luis Castañeda ₋acusado de recibir de dinero ilícito de las constructoras brasileñas OAS y Odebrecht₋ desde 2015, cuando acabó su asesoría. "Ni siquiera he contestado ninguna llamada de nadie. Él nunca llama", aseguró.

La exgerenta de Promoción de la Inversión Privada agregó que el ejecutivo de OAS que se acercó a la Municipalidad de Lima para los contratos fue César Uzeda y que habló con ella. "Los recibía con mis subgerentes, les decíamos: 'esta es la cartera de proyectos'", refirió.

Giselle Zegarra dijo, además, que se enteró que había un reclamo de la compañía brasileña por más 100 millones de dólares por gastos generales ₋y que estaba a punto de ser cerrado₋, tema que iba a ser compensado aumentando un sol el peaje.

¿Qué opinas?