RPP

Salvador Heresi, candidato al sillón municipal de Lima por Perú Patria Segura (PPS), propuso la puesta en marcha de un ´plan destapador´ que permita aliviar el “tráfico infernal” que se vive en la ciudad, mediante trenes eléctricos, puentes de integración y obras viales.

Explicó que la piedra angular del transporte público en Lima es el sistema de trenes eléctricos, que se deben trabajar de manera directa con el Gobierno Central y que, de llegar a la Alcaldía de Lima, asumirá un liderazgo para que las líneas 3 y 4 del Metro se implementen en cuatro años.

Otro de sus planteamientos fue la construcción de 12 puentes de integración sobre los ríos Chillón, Rímac y Lurín, que significarán –estimó- el descongestionamiento de los cuellos de botella que perjudican a tres millones y medios de habitantes de Lima Norte y de Lima Sur.

Asimismo, planteó la implementación de 25 “rapivías” en la capital, es decir, hacer que 25 avenidas -que hoy están al 30% de su operatividad- sean aprovechadas al 100%, mediante rápidas obras de infraestructura, además de trabajar en 20 intersecciones, entre ellas el óvalo de Santa Anita.

“Vamos a derrotar al infernal tráfico que nos afecta ¿Tenemos la esperanza de vivir en una ciudad sin miedo, con un transporte público digno del siglo XXI, en una ciudad de 10 millones de habitantes? Yo tengo la esperanza que sí”, aseguró Heresi.

En materia de seguridad ciudadana, el aspirante a la Alcaldía de Lima planteó un patrullaje militar en las zonas donde se registra mayores índices de delincuencia.

Sostuvo que las políticas de seguridad en los últimos 12 años han sido un fracaso, por lo que –a su entender- se debe declarar en emergencia a la ciudad de Lima.

Además, afirmó que se debe crear un grupo especial de intervención rápida y pidió trabajar con los ministros del Interior y de Defensa, así como con los alcaldes y vecinos a favor de la seguridad ciudadana.

“Durante esta campaña he recorrido Lima. Siempre me han pedido que les ayude a derrotar la delincuencia (…) Ten la seguridad de que tendré los pantalones para poner orden en Lima”, apuntó el también exalcalde del distrito de San Miguel, durante el debate organizado por el diario El Comercio.

Para concretar esos dos grandes objetivos, según dijo, se requiere en Lima un liderazgo que impulse “soluciones reales” a los problemas de la ciudad, con una visión de futuro y que “rompa con el fracaso de las gestiones del pasado”.

A su entender, las gestiones del pasado han significado para Lima ineficiencia, poca transparencia y la no ejecución de planes integrales para la solución de problemas como “el tráfico infernal que vive la ciudad”.

ANDINA