Inversi

Patricia empezó a trabajar a los 9 años porque su familia no tenía dinero.

Trabajó como ambulante vendiendo caramelos en el Mercado Huamantanga en Puente Piedra, y luego ayudaba a su mamá a vender ropa.

“Empecé a estudiar porque de verdad es muy importante y necesario si queremos tener un mejor futuro. El programa Jóvenes de Fundación Telefónica nos ha dado la oportunidad de poder seguir creciendo como personas y profesionalmente”, puntualizó Patricia.

Miriam, mientras cursaba la escuela, empezó a trabajar a los 10 años, por situaciones económicas familiares. Laboró en ventas en una bodega y en una frutería.  Ahora solo se dedica a estudiar Contabilidad y ya va a terminar su carrera.

“Soy la hermana mayor de 5 hermanos. Tuve que empezar a trabajar porque vinimos desde Cajamarca y no teníamos nada. Me levantaba de madrugada para trabajar y también tenía que ir al colegio, era muy sacrificado”, dijo.

Escucha sus historias, siéntete orgulloso y compártela.