El huracán Sandy, que dejó más de 180 muertos a su paso por Estados Unidos y América Central, elevó a más de un millón la cantidad de personas en situación de inseguridad alimentaria en Haití, advirtió este jueves un alto funcionario de Naciones Unidas.

El jefe de la oficina coordinadora de asistencia humanitaria de la ONU en ese estado caribeño, Johan Peleman, dijo que se trata de una cifra preliminar tras los primeros estudios de los daños ocasionados por el fenómeno meteorológico.

Según un reporte difundido en la sede del organismo mundial en Nueva York, el representante de la ONU explicó que Sandy afectó a Haití tras un largo período de sequía y de un huracán anterior (Isaac) en agosto pasado.

Peleman no descartó que las actuales cosechas agrícolas en el sur del país hayan sido destruidas por completo y alertó sobre serios problemas en la disposición de alimentos en los próximos dos meses.

Haití todavía trabaja por reponerse del terremoto que la devastó en enero de 2010 con cerca de 300 mil muertes y lucha contra una epidemia de cólera que ha causado siete mil 500 decesos en los últimos dos años.

Actualmente casi 400 mil haitianos viven en campamentos bajo el riesgo de eventos naturales, infecciones diarreicas agudas y el cólera, de acuerdo con un reciente informe del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

La secuela de muerte dejada por la denominada supertormenta incluye un fallecido en Jamaica, 11 en Cuba, 54 en Haití (más 22 desaparecidos), dos en Bahamas, dos en República Dominicana y cerca de 90 en Estados Unidos, según los datos oficiales divulgados hasta este jueves.

En tanto, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, envió hoy sus condolencias a "los millones de personas afectadas severamente por el huracán Sandy" en la región del Caribe y Estados Unidos.

En un mensaje difundido por la oficina del vocero oficial, el titular de la ONU lamentó la pérdida de vidas y de viviendas "dentro de un amplio arco de destrucción", señaló Prensa Latina.

Asimismo, expresó el pleno apoyo del organismo mundial a "la reconstrucción de hoy, al reforzamiento global de la reducción del riesgo de desastres y a la preparación de un mundo más seguro del mañana".

Ban Ki-moon confirmó que la sede de Naciones Unidas en Nueva York sufrió serios daños por los fuertes vientos e inundaciones causadas por Sandy, en materia de comunicaciones y en otros sectores de la infraestructura de la organización.

Según estimado de la compañía Eqecat, el huracán Sandy habría causado daños por unos 50 mil millones de dólares en Estados Unidos, superior a los 20 mil millones ocasionado por Ike en 2008, aunque el huracán Katrina sigue siendo el mayor desastre natural, con unos 60 mil millones en 2005.

Andina