La Conferencia Episcopal Peruana (CEP) lamentó este miércoles los hechos de violencia ocurridos en la provincia cusqueña de Espinar y expresó su disposición de propiciar canales de diálogo y entendimiento para superar los problemas que afectan la paz y el bien común.

En un comunicado, la CEP invocó a un “diálogo transparente, como único camino para construir la paz en nuestro país”.

Indicó que la violencia expresa el fracaso del diálogo, engendra el doloroso enfrentamiento y odio entre peruanos.

Además de frenar el proceso de desarrollo humano integral, el crecimiento de los pueblos y las justas oportunidades para la inclusión de todos en la gran familia peruana, añadió.

Sostuvo también que “urge construir una cultura de paz. La paz presupone un diálogo constructivo, transparente, tolerante, respetuoso por la vida, el medio ambiente, la dignidad de la persona humana y el bien común”.

La Conferencia Episcopal manifestó que toda vida debe ser protegida y respetada, tanto de la población de las comunidades campesinas, como aquellos que cumplen su deber constitucional de restablecer el orden.

“Convocamos a las autoridades, a las fuerzas del orden, a los dirigentes y las comunidades, a preservar el orden social, sin ceder a la grave tentación de la violencia”, señaló el comunicado.

Por último, la CEP invocó a que se restablezca el diálogo entre los actores sociales para resolver pacífica y eficazmente los conflictos que se han suscitado en esta región.

Andina