EFE

Las autoridades indonesias dieron hoy la notificación final previa a la ejecución de al menos tres presos que se encuentran en el corredor de la muerte condenados por narcotráfico, informó hoy la prensa local.

Los australianos Andrew Chan y Myuran Sukumaran, y la filipina Mary Jane Veloso forman parte del grupo de diez reclusos que podrían ser ejecutados la próxima semana.

De momento, no ha trascendido si también se ha dado la notificación final a los otros reos, entre los que se encuentra el brasileño Rodrigo Gularte, además de un francés, tres nigerianos, un ghanés y un indonesio.

Una portavoz de la embajada brasileña en Yakarta dijo a Efe por teléfono que, de momento, no han podido confirmar si Gularte también ha recibido la notificación final.

Chan y Sukumaran fueron informados durante una reunión en el penal de Nusakambangan, en Java central, en el que encuentran recluidos junto a los otros ocho presos y donde se llevarán a cabo todas las ejecuciones, según la agencia australiana AAP.

Por su parte, Veloso también fue informada de esa ejecución que podría tener lugar el próximo martes ante un pelotón de fusilamiento, según contó la abogada Minnie Lopez a la emisora filipina dzMM.

Los presos fueron informados coincidiendo con una reunión que abogados y diplomáticos de los países afectados mantuvieron en la localidad de Cilicap, cercana al penal, con las autoridades indonesias, que ayer ordenaron el inicio de los preparativos.

Antes de este encuentro, el portavoz de la fiscalía, Tony Spontana, dijo al grupo australiano News Corp que la notificación obligatoria de 72 horas previa a la ejecución se daría hoy pero que estas podrían llevarse a cabo más allá de los próximos tres días.

A pesar de las peticiones de clemencia por parte de Australia, Brasil o Francia, el presidente indonesio, Joko Widodo, ha reiterado la firmeza de su Gobierno contra el narcotráfico y ha descartado acceder a esas demandas para ninguno de los condenados.

El pasado enero, Indonesia fusiló a seis narcotraficantes, incluido el brasileño Marco Archer Cardoso Moreira, lo que causó una crisis diplomática en la que intervino la presidenta brasileña, Dilma Rousseff.

Indonesia, que reanudó las ejecuciones en 2013 después de cinco años de tregua, tiene a 133 prisioneros en el corredor de la muerte, de los cuales 57 son por narcotráfico, dos por terrorismo y 74 por otros delitos.

EFE