p

Lima podría sufrir desabastecimiento de agua potable en tres o cuatro años, debido a que no existe ningún proyecto de envergadura en marcha que asegure la sostenibilidad del servicio después de ese tiempo”, alertó el Decano del Colegio de Ingenieros de Lima,  Luis Mejía Regalado.

Explicó que, además de Huascacocha que ya está en marcha y que cubrirá la demanda proyectada de tres a cuatro años, no existe otro proyecto importante para cubrir la demanda de la creciente población, teniendo en cuenta que en Lima aún hay un millón de personas sin acceso a la red pública de agua potable.

“Resulta extraño que no haya una política pública, que un servicio tan elemental como el agua no tenga las garantías para cubrir la demanda de la población” dijo Mejía Regalado.

Asimismo, lamentó que en Lima se pierda el 35% del agua que se produce por fugas en redes, conexiones clandestinas y problemas de facturación; y que los municipios sigan regando parques con agua potable.   

El estado debe garantizar los servicios públicos, es su responsabilidad (..) se necesitan políticas públicas concertadas, porque sin agua, la salud de la población se deteriora y su calidad de vida baja” puntualizó.