Deslizamientos de tierra, caminos bloqueados con piedras, y calles inundadas, son los algunos de los estragos que han causado las torrenciales lluvias en Austria hace más de dos semanas.

Cientos de personas esperan ayuda pero algunas regiones están completamente aisladas debido a la abundante cantidad de agua.

Los meteorólogos pronostican que los aguaceros no cesarán los próximos días.