EFE

Michael Adebolajo, uno de los dos acusados de asesinar al soldado británico Lee Rigby el pasado 22 de mayo, compareció hoy por primera vez ante un tribunal de Londres.

Adebolajo, de 28 años y natural de Romford, a las afueras de la capital, está acusado de tres cargos, asesinato del militar, intento de asesinato a dos policías y posesión de un arma de fuego.

En una vista celebrada hoy ante la Corte de Magistrados de Westminster, en Londres, el acusado apareció con el brazo izquierdo totalmente vendado y portando una copia del Corán.

El presunto islamista radical recibió el pasado viernes el alta médica después de diez días hospitalizado tras recibir disparos de agentes el día de los hechos, cuando también resultó herido el otro supuesto asesino, que salió antes del hospital.

Adebolajo, que lanzó hoy un beso a un hombre que se encontraba en la galería del público, al tiempo que ambos individuos miraban en dirección al cielo, permanecerá bajo custodia policial hasta una próxima comparecencia ante el tribunal penal de Old Baily dentro de un plazo de 48 horas, según dispuso hoy el juez.

El supuesto cómplice de Adebolajo en el asesinato de Lee Rigby es el otro presunto islamista Michael Adebolawe, de 22 años, acusado asimismo del asesinato del soldado y de posesión de arma de fuego.

Adebolawe compareció por primera vez ante la Justicia el pasado jueves y hoy tiene previsto hacerlo también ante el tribunal penal de Old Bailey, en Londres.

Adebolajo fue filmado por testigos con las manos ensangrentadas y empuñando un machete mientras decía que la muerte del soldado era para vengar la matanza de musulmanes en Irak y Afganistán.

Ambos hombres son británicos de origen nigeriano y conversos al islam, y eran ya conocidos por los servicios secretos británicos, que sin embargo no les consideraban una amenaza inminente.

EFE