Los cambios psicológicos en el embarazo

Durante el embarazo se producen unos cambios psicológicos que van unidos a los cambios de carácter social. Siendo principalmente tres aspectos los que envuelven la maternidad: psicológica, física y social.
Agencia EFE

La gestación plantea en la consciencia de la mujer, tres realidades que percibe de diversa forma en el plano psicológico:

  • La aparición de un nuevo ser, donde interviene la adaptación psíquica a la nueva situación, los tipos de personalidad y los trastornos emocionales.
  • Importantes modificaciones biológicas que alteran su cuerpo funcional y estéticamente, donde intervienen los cambios hormonales y físicos como hemos descrito en el apartado anterior.
  • Un cambio en su papel social, que incluye las posibles carencias materiales, el entorno familiar, el papel del marido o pareja … , etc.

En todo momento de nuestra vida, están presentes y ligadas las tres esferas, por lo que es muy complicado extraer la psicología de la trama que ellas forman.

El cambio psicológico fundamental es que la mujer es "consciente" del embarazo, y aunque parezca una simpleza, este hecho, desencadena todo lo demás. La mujer es consciente de que puede dar la vida, sabe que las relaciones sexuales son la causa de la procreación y que la falta de menstruación, en edad fértil y manteniendo relaciones sexuales es principalmente, indicador de embarazo, (a diferencia del resto de especies animales).

Pero también sabe que todo ello conduce al parto, un fenómeno cargado de miles de calificativos, un hecho a la vez, tan trascendental y tan adorado, como temible; y por supuesto, también sabe que un recién nacido es muy frágil e indefenso, y necesitado de cuidados exigentes.

Esta consciencia provoca en la embarazada la percepción de algo muy grandioso pero a la vez preocupante, produciendo momentos de angustia existencial. Por un lado, coexisten en la mujer un profundo deseo de un hijo, convencida de que debe cumplirse y que es el objetivo cumbre, y por otro lado, un sentimiento de aceptaciónrechazo."

En nuestra cultura las mujeres generalmente se enfrentan a la gestación con esta ambivalencia que produce situaciones de estrés y altos niveles de ansiedad.