RPP/Claudia Alarco

En la clínica puedo apreciar como los celos entre hermanos es un factor que se genera con frecuencia y naturalidad.

Quizás el vínculo fraterno esté muy idealizado, y algunos padres puedan pensar que porque dos seres humanos son hermanos se amarán y vivirán en armonía, cuando muchas veces, la realidad, es otra pueden ser hermanos y sin embargo, no haber construido un vinculo de amor y fraternidad entre ellos. En algunos casos, porque los padres no intervienen en el cuidado y desarrollo de ese vínculo.

Puntos a tener en cuenta para que los celos entre hermanos se desarrollen de forma adecuada:

Comprendiendo que el primer sentimiento de rivalidad y sentimiento de perder a la madre para un niño puede ser muy fuerte, es decir, saber que pierde la exclusividad con ella (puede sentir que la pierde con el padre, y además, con la llegada de sus hermanos). La triangulación que se produce trae como consecuencia decepción en el niño. 

El rol que juega la madre en el manejo de los celos de sus hijos desde pequeños es fundamental.

Los celos son un universo, y parte del desarrollo del ser humano, y como tal los padres deberán de manejarlos con cuidado y cariño, no como algo malo. Ya que cuando el niño comprenda que no hay motivos para estar tan celoso, estos cesarán.

En todas las familias se crean las discusiones y peleas que mortifican a los padres. Cuando los hermanos son más seguidos cronológicamente hablando se ocasionan más conflictos. 

Es evidente, que cuanto más celos se produzca entre los hermanos más riñas tendrán a futuro.

Las peleas entre hermanos pequeños son normales, pero, además, es normal la intervención de los padres para la pronta solución de la riña.

Todos los hijos deben de sentirse plenos y amados con equidad en su hogar.

Cada niño ocupa un lugar importante en la vida de sus padres y su familia, es fundamental que el pequeño lo sepa porque, sus padres se lo cuentan.

El amor como punto de partida para que las criaturas se sientan amadas, reconocidas, y sobre todo, que son parte de esa familia.

Finalmente, es importante reconocer que los celos entre hermanos siempre estarán presentes, sin embargo, mucho influirá el desempeño de los padres en situaciones donde se generan estos para definir el destino de estos celos muchas veces, infundados. Lo cierto es que ningún motivo justifica que los hermanos lleguen a rivalizar a tal punto de romper su vínculo fraterno.

Aporte brindado por: Dra. Maribel Briceño- Psicóloga Clínica - Psicoterapeuta - Máster en Asesoramiento Familiar.

Nuestra invitada: Dra. Maribel Briceño

***************

Para participar en nuestro programa, puedes contactarte con nosotros a los números: 212-4100, 212-7165 y desde provincias gratis al 080013140.

Recuerda poner tu edad y tus comentarios no deben exceder las seis líneas.

Era Tabú, de lunes a viernes a partir de las 4.30 de la tarde por RPP Noticias.

***************

Si eres oyente de Era Tabú, no te olvides de seguirnos también por el Facebook. Ingresa a Era tabú y da clic a Me Gusta.

***************

Producción: Claudia Alarco La Cruz