Los petroglifos de Penachí y el turismo de aventura

La zona andina de los distritos de Salas, Motupe y Olmos, en la provincia de Lambayeque, alberga muchos sitios con petroglifos, así como áreas para practicar deportes de aventura.

La zona andina de los distritos de Salas, Motupe y Olmos (provincia de Lambayeque) así como los de Incahuasi y Cañaris (provincias de Ferreñafe y Chongoyape, respectivamente), y las localidades de Oyotún y Nueva Arica(provincia de Chiclayo) hay cantidad de sitios con petroglifos.

Los arqueólogos consideran que, donde hay petroglifos hubo presencia humana, y que estas grabaciones líticas evidencian que nuestros antepasados querían plasmar su cosmovisión de la vida, en su mayoría en honor al agua.

Los grabados de Penachí

En los cerros que rodean al centro poblado de Penachí, en la parte más alta del distrito de Salas, los petroglifos están en casi todas las cuevas, en lugares inaccesibles.

La población de la zona sabe de su presencia desde hace mucho tiempo. No obstante, las muestras fotográficas de su existencia son recientes, captadas por estudiantes de la Facultad de Sociología de la Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo de Lambayeque.

Los pobladores que hicieron estos trabajos en las piedras usaron diferentes técnicas de grabado. Se aprecian técnicas de picado, rayado, incisión o desgaste (abrasión) en piedras que están al aire libre, así como en el interior de las paredes de las cuevas situadas en la parte alta del cerro Cruz de Yanahuanca, montaña que permanece a lo largo del año cubierta de neblina.

El turismo de aventura

En el valle alto del río Penachí donde están los caseríos Lachaco Alto, Lanchaco Bajo y Potreropampa podría desarrollarse el turismo vivencial y el de aventura, puesto que el cerro Yanahuanca permite hacer escalamiento, parapente, ciclismo de montaña y caminata.

Así, se espera que el turismo se convierta en una alternativa económica para la población quechua de la zona, que registra un alto nivel de extrema pobreza, que sobrevive de una agricultura aún no tecnificada.

El 20 de agosto, en que se celebra la fiesta en honor a la Cruz de Yanahuanca, es una buena ocasión para conocer esta hermosa zona de la región Lambayeque, llena de costumbres ancestrales e imágenes infinitas, y donde el quechua, aún se mantiene como idioma de la población.

Por: Juan Cabrejos Becerra

Lea más noticias de la región Lambayeque