El juego de predicciones sobre el resultado de los Oscar del próximo domingo está en pleno auge, y múltiples sitios de Internet y blogs han emergido para ocuparse meticulosamente de la carrera por las estatuillas doradas.

 

Lo que alguna vez fue un ligero pasatiempo es ahora una ocupación a tiempo completo para un puñado de corresponsales en línea que han construido una industria del negocio de las predicciones sobre las películas y los actores que se llevarán una estatuilla de la Academia de las Ciencias y Artes Cinematográficas.

 

Publicistas y estrellas exploran algunas pistas de estos blogs mientras que los estudios de cine han decidido comprar espacios publicitarios en ellos como parte de sus campañas para el Oscar.

 

El periodista especializado en el entretenimiento en Los Angeles, Tom O"Neil, contó que creó uno de los primeros sitios con este objetivo, goldderby.com en 1999, fundada como una empresa sin fines de lucro, después de darse cuenta de que la temporada de premios de Hollywood se asemeja a una carrera de caballos.

 

"Escribí un libro en los 1990 que analizaba los 13 premios mayores y su asignación como un Derby", dijo O"Neil.

 

"Entonces cuando se amplió Internet decidí lanzar goldderby.com como una forma de alentar a los periodistas a unirse a mí", sostuvo.

 

"Contraté a 45 periodistas de diferentes medios de comunicación. Fue muy divertido, pero no se trataba de una empresa con fines de lucro y nunca pensé que lo sería", apuntó este experto de Los Angeles Times en los premios de la industria del cine estadounidense.

 

Sasha Stone, una cinéfila sin preparación en periodismo, lanzó por esa misma época su sitio, oscarwatch.com, luego rebautizado awardsdaily.com tras ser demandada por la Academia.

 

"Cuando empecé había quizás sólo otro sitio en línea (similar). En ese entonces nadie hablaba realmente sobre la competencia de los Oscar", contó Stone.

 

"Había sitios de fanáticos del Oscar, pero no había nadie examinando la competencia como tal, preguntándose por qué algunas películas lo lograban y otras no", contó.

 

En el 2005, la aventura de O"Neil fue comprada por el diario Los Angeles Times e incluida como una sección en la edición impresa y en las ediciones en línea, theenvelope.com.

 

Fue en este momento, dijo O"Neil, que empezaron a nacer más blogs a medida que la tecnología se hacía más accesible.

 

"Los fanáticos empezaron a hacer lo que los periodistas no estaban haciendo, que era cubrir la competencia real" detrás del Oscar, expresó.

 

Stone coincide con O"Neil al afirmar que el surgimiento de los blogs cambió el panorama sobre este tema -y muchos otros- de la noche a la mañana.

 

"Nadie vio venir el fenómeno del blog. Todo el mundo pensó que el modelo sería el de los periodistas escribiendo historias, periódicos en línea", apuntó Stone.

 

"Cuando eso sucedió yo cambié mi sitio. A la gente le encanta colgar mensajes y mantener discusiones, lo cual no pueden hacer mucho en la prensa tradicional".

 

Los estudios de Hollywood empezaron a tomar en serio a este sector y los encargados de prensa comenzaron a vigilar de cerca los blogs y contactarlos como medio de difusión.

 

"Cuando empecé, yo era una madre soltera, vivía en un anexo", recordó Stone.

 

"Me ocupaba de este sitio que había creado de la nada y un día, un encargado de prensa (del estudio) Miramax me llamó (..) Al principio yo estaba en shock, ahora es la rutina", dijo.

 

Es tal la popularidad de estos sitios que son considerados como muy influyentes.

 

"Tuvimos efecto en la competición, es obvio", opinó O"Neil al citar como ejemplo George Clooney, que se ganó el Oscar como Mejor Actor Secundario en el 2006 por "Syriana".

 

"George Clooney dijo al principio que él quería competir como actor principal (al Oscar) y todos los "blogueros" sabrían que no tendría chances, y acordaron decir que tendría más suerte como actor secundario, y lo convencieron", detalló.

 

Scott Feinberg, redactor del blog "andthewinneris.blog.com" en el 2005 antes de sumarse a la redacción de Los Angeles Times, afirmó que este fenómeno refleja la capacidad de Internet de dirigirse a un público bien definido.

 

"Estoy seguro que usted puede encontrar un blog de albóndigas suecas si es eso lo que le apasiona. Pero a lo que el cine se refiere, y a la competencia de los Oscar, a la gente le encanta la analogía con una carrera hípica", afirmó.

 

"Todo el mundo tiene sus favoritos y quieren saber cómo se desempeñan durante la carrera", concluyó.

 

AFP