Mexicanos heridos en ataque son dados de alta y abandonan Egipto

Todos los afectados mostraban signos de cansancio al abandonar el centro médico, situado a las afueras de El Cairo.

Los seis turistas mexicanos heridos en Egipto abandonaron el jueves este país rumbo a México, junto a la canciller mexicana, Claudia Ruiz Massieu, cuatro días después de haber sido víctimas de un ataque "por error" de las fuerzas de seguridad egipcias, en el cual murieron ocho compatriotas.

Los pacientes se encuentran en condiciones para realizar el largo viaje de vuelta a casa, después de haber sido dados de alta pocas horas antes en el hospital Dar al Fuad, donde estuvieron ingresados en ese tiempo y donde recibieron una buena atención médica, según dijeron.

Una de las organizadoras del viaje, Marisela Rangel, se mostraba entera a la salida del centro hospitalario alrededor de las 16.00 hora local (14.00 GMT) y agradeció el trato "fantástico" recibido: "Desviviéndose con mucho amor y mucha pena".

Sin embargo, al mismo tiempo dijo que "esto jamás debe repetirse en ninguna parte de mundo", en alusión al asalto que sufrió el grupo de turistas el pasado domingo en el desierto occidental de Egipto, en el cual falleció su hijo, Rafael Bejarano.

Todos los afectados mostraban signos de cansancio al abandonar el centro médico, situado a las afueras de El Cairo, pero felices de poder regresar a su país, tal y como pudo constatar Efe.

Seis ambulancias, acompañadas por varios vehículos de seguridad, transportaron a los heridos y atravesaron la capital egipcia a toda velocidad y con el sonido de las sirenas hasta alcanzar el aeropuerto, ubicado en la parte opuesta de la inmensa ciudad.

Los heridos fueron llevados hasta la pista de despegue por las ambulancias y fueron trasladados a bordo del avión presidencial, que había llegado en la madrugada del miércoles a El Cairo, mientras la delegación diplomática mexicana realizó las últimas gestiones para que pudieran salir del país árabe.

Antes de despegar sobre las 20.00 hora local (18.00 GMT) y en una sala VIP del aeropuerto a la que solo tuvieron acceso los medios mexicanos, la canciller Ruiz Massieu aseguró que se logró el primer objetivo de su viaje a Egipto, el de repatriar, "de manera expedita", a los supervivientes mexicanos, que pudieron abandonar el país árabe tan solo cuatro días después de haber sufrido el ataque.

Algunos de los afectados tendrán que continuar el tratamiento médico en su país, como Susana Calderón, quien explicó brevemente a los periodistas en El Cairo que ha sido intervenida en dos ocasiones y que todavía le esperan tres operaciones más en México.

A bordo del avión presidencial también regresan todos los familiares de las víctimas, tanto de los heridos como de los ocho fallecidos, cuyos cuerpos serán repatriados posteriormente, cuando concluyan las investigaciones forenses que están siendo desarrolladas por la Fiscalía egipcia.

La ministra dijo que dio instrucciones al embajador de México en Egipto, Jorge Álvarez Fuentes, para acelerar los trámites para repatriar los cuerpos de los fallecidos.

Asimismo, la canciller informó de que su Gobierno, de momento, no va a realizar una investigación paralela, sino que confía en la que lleven a cabo las autoridades egipcias.

Ruiz Massieu consiguió de Egipto el compromiso de que se llevará a cabo una investigación rápida, completa y transparente de los hechos, que depure posibles responsabilidades y esclarezca las circunstancias de la muerte de los mexicanos.

La ministra se desplazó a Egipto precisamente para conocer en persona más detalles sobre lo sucedido, pero ni ella ni su homólogo egipcio, Sameh Shukri, desvelaron informaciones nuevas sobre el ataque, en torno al que todavía existen muchas dudas.

Unidades del Ejército y de la Policía egipcios dispararon al grupo de excursionistas en un paraje desértico, situado cerca del oasis de Bahareya, al confundirlos con "elementos terroristas", según la versión oficial de los hechos.

Según dijeron a Efe fuentes cercanas a los hechos, cuando tuvo lugar el incidente, las fuerzas egipcias estaban en alerta por la presencia de supuestos miembros del grupo radical Estado Islámico (EI) en la zona donde se encontraban los turistas, a unos 300 kilómetros al suroeste de la capital egipcia.

Si bien las autoridades mexicanas mostraron tras el ataque su indignación y estupefacción por los hechos, calificados de "sin precedentes", la canciller Ruiz Massieu se mostró conciliadora y rebajó el tono de sus demandas durante su visita a Egipto, durante la cual se reunió con el presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi.

EFE

TE PUEDE INTERESAR...

Sólo en el norte de Nigeria, 1,2 millones de niños, la mitad de ellos menores de 5 años, han tenido que abandonar sus hogares.

Posted by RPP Noticias on Jueves, 17 de septiembre de 2015