Miles de jordanos protestan contra Israel por restricción en mezquita

Los manifestantes también solicitaron la "liberación de la mezquita de Al Aqsa", que fue arrebata por Israel a Jordania en la guerra de 1967.
AFP

Miles de jordanos se manifestaron hoy en distintas ciudades del país tras el rezo del mediodía para mostrar su rechazo a la decisión de las autoridades israelíes de restringir el acceso a la mezquita de Al Aqsa, el tercer templo más sagrado para los musulmanes.

En las concentraciones, la mayor de las cuales se celebró en el centro de Ammán, los participantes pidieron también que se ponga fin a la normalización de las relaciones con Israel y la expulsión de su embajador.

Los manifestantes también solicitaron la "liberación de la mezquita de Al Aqsa", que fue arrebata por Israel a Jordania en la guerra de 1967.

Varios oradores instaron al Ejecutivo jordano a que lleve a cabo acciones contra el "enemigo sionista", en referencia a Israel, entre ellas poner fin a la normalización de las relaciones que comenzó tras la firma del acuerdo de paz de 1994.

"El Gobierno jordano debe tomar acciones serias y efectivas para detener las prácticas sionista en Al Aqsa", dijo Abdel Rahim Duwair, un dirigente de los Hermanos Musulmanes jordanos, la principal fuerza política del país.

Manifestaciones similares tuvieron lugar en otras ciudades como Zarka, Irbid, Karak y Salt.

Jerusalén Este fue hoy nuevamente escenario de tensión y choques tras el rezo musulmán del viernes, después de que las autoridades israelíes limitaran los accesos a la principal mezquita de la urbe tras una noche de violentos sucesos.

Los enfrentamientos se produjeron poco después del mediodía cerca de la Puerta de Damasco, una de las entradas a la ciudadela de Jerusalén, en cuyo interior se encuentra la Explanada de las Mezquitas, que alberga la Cúpula de la Roca y Al Aqsa.

El movimiento islamista palestino Hamás había convocado para hoy una "jornada de la ira", después de una semana de duros enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad israelíes y jóvenes musulmanes en el recinto sagrado.

EFE